"No tengáis medio a decir que sí a Jesús"» Benedicto XVI 19-07-2008, JMJ Australia

29/7/08

MARTA Y MARIA DE BETANIA


Aprovechamos la fiesta de hoy para felicitar a todas las Martas desde este espacio y para meternos en la escena del evangelio de hoy.


«Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro» (Jn 11, 5). Betania es ese pequeño pueblo donde se encuentra su casa, en la vertiente sureste del monte de los Olivos. Allí, esperan a Jesús. Allí, como en Nazaret, Jesús está en su casa. Marta corre a recibir al amigo de la familia; activa, práctica, se deja absorber por el servicio. María se queda sentada a los pies del Maestro. Lógicamente esto genera cierta inquietud, como casi siempre entra las mujeres, y Marta termina por impacientarse al quedarse sola ante la organización de las cosas de la casa. María esta cautivada por el Señor...
Marta acaba por interrumpirles e interpela a Jesús, pues es la única que trabaja. «Marta, Marta, te preocupas y te inquietas por muchas cosas, y sólo una es necesaria. María ha elegido la mejor parte, que no le será quitada» (Lc 10, 41-42).

Marta debe aprender a amar a María con su manera de ser, muy diferente de la suya. Sus temperamentos no pueden separarlas. Ser sobrenaturales supone ser muy humanos (Forja 290).San Josemaría dirá que el cristiano debe seguir el ejemplo de las dos hermanas: conversar con Jesús es rezar y es también trabajar. Las dos actitudes son inseparables: ¡Que yo tenga las manos de Marta y el alma de María! Betania es la intimidad el Señor, la confidencia, el crecer para adentro, compartir los mismos sentimientos, en la contemplación y en la acción, que es también contemplación, porque Jesús está presente.

Una vez más, estos días de vacaciones podemos pensar y rezar con éstos textos y crecer en esa intimidad con el Señor en la Eucaristía.

3 comentarios:

Patosa dijo...

Pues a mi me parece algo injusto eso de decirle a la pobre Marta que "María ha elegido la mejor parte".
Seguramente a Marta también la habría gustado sentarse junto a Jesús, sin dar un palo al agua. Pero si no es por ella, Jesús se habría quedado sin comer ese día.

Agostina dijo...

Hola, es la primera vez que paso por este blog, me ha gustado mucho.
Creo que todas tenemos algo de Marta y algo de Maria... santa Teresa de Jesus decia: "Creedme, que Marta y María han de andar juntas en cada una de nosotras para hospedar al Señor y tenerle siempre consigo... Si María se hechó a contemplar a los pies a Jesús, fue porque ya habia hecho el oficio de Marta lavandole los pies...
Saludos

gueRRera de la LUZ dijo...

¿Y el placer del Señor de tener a Maria a sus pies adorándole?. No es injusto decir que Maria escogió la mejor parte, lo dice el mismo Jesús.

Precioso este blog, si.

Gracias por escribir.

Veni Sancte Espiritus, veni per Mariam.