"No tengáis medio a decir que sí a Jesús"» Benedicto XVI 19-07-2008, JMJ Australia

1/8/08

EL SAGRARIO


Con esta entrada empezamos la sección "Sagrarios del Mundo". Iremos, poco a poco recorriendo los sagrarios de todas partes del mundo: Africa, América, Oceanía y Asia. Allí, en el último rincón del planeta, que no está en los mapas, muchas veces está Jesús Sacramentado.

Antes de empezar este recorrido, ¿qué es el sagrario? El «sagrario» o «tabernáculo» es un pequeño recinto, a modo de caja o armario, donde se guarda la Eucaristía después de la celebración para que se pueda llevar el Señor a los enfermos o puedan comulgar fuera de la misa los que no han podido participar en ella. Esta palabra ya indica que es el lugar donde se guarda lo sagrado. «Tabernaculum» en latín significa «tienda de campaña»: de ahí la fiesta de los Tabernáculos o de las Tiendas de Israel, y sobre todo la «tienda del encuentro» que era su punto de referencia a lo largo de la travesía del desierto.

En los primeros siglos se guardaba la Eucaristía en casas particulares, con sumo respeto. A partir del S. XI se colocaba en un sagrario encima del altar. Hoy Eucaristía se reserva en un solo sagrario en cada iglesia u oratorio, colocado en un lugar noble y destacado, adornado dignamente, fijado permanentemente sobre un altar, pilar, o bien empotrado en la pared o incorporado al retablo. Es importante que se coloque en un lugar que facilite el recogimiento y la oración personal.
Para empezar con alguno, hemos escogido el de la Iglesia de San Jaume En Palma de Mallorca.

3 comentarios:

Arcana Mundi dijo...

Estimado señor:
He publicado en mi blog: www.molestoluegoexisto.blogspot.com un artículo que pueda que le sea de interés leer. Trata de ese sentimiento que, por desgracia esclaviza a muchos; el odio. Si es su deseo también puede dejar constancia de su opinión.
Espero que mi perspectiva le sea de su agrado.
Un cordial saludo desde Gran Canaria.

Arcana Mundi dijo...

Estimado señor:
Deseo invitarle a la lectura de mi último artículo, distribuido en tres entradas acerca de las diferencias existentes entre una cosmovisión religiosa y tradicional, y otra, en el mejor de los casos, sucedánea y moderna. El texto refleja un intercambio de opiniones entre un creyente convencido y sin “pelos en la lengua”, (un servidor) y un hombre “normal” que sigue unas pautas modernas.
En este escrito queda clara lo radical de las diferencias entre las dos concepciones. Tras su lectura es cristiano podría llegar a plantearse hasta que punto es factible un cómodo apaño híbrido tradición-modernidad.
Espero que la lectura sea de su agrado.
Un abrazo desde las islas canarias.

Patosa dijo...

¿Que pasó con este blog? A mi me gustaba..